Plan de uso Público

El Turó de Montcada es un lugar emblemático del municipio de Montcada i Reixac, con una larga historia desde tiempos inmemoriables, se ha visto modificado de forma intensiva desde principios del siglo XX por la extracción de recursos geológicos para la fabricación de cemento, reduciéndose su cota hasta los 274 metros en la actualidad.

 

Su importancia como lugar patrimonial relevante es evidente por los hallazgos de restos prehistóricos, también de restos de la época ibera, y por la existencia de documentos que lo citan desde el año 986, con el nombre de Montecatano, pues fue en aquella época un enclave estratégico para el control de entrada a Barcelona, cuya posesión ostentó durante siglos la destacada familia de los Montcada.

 

Por todo esto, el emplazamiento del Turó siempre ha gozado de una ubicación geoestratégica y ya desde la antigüedad fue humanizado en distintos periodos históricos, como atestiguan los restos hallados en cuevas y antiguos asentamientos de antes de la romanización. Luego en el medioevo un gran castillo regentó y organizó el territorio desde este emblemático Turó.

Primero la guerra de sucesión y sus consecuencias posteriores, luego la guerra napoleónica y, por último, la industria del cemento, han cambiado y modelado su superfície, deteriorado sus asentamientos y construcciones, hasta darle el perfil que actualmente tiene.

 

Practicamente la totalidad del Turó es propiedad de la empresa LAFARGE que tiene la concesión minera número 3.911, otorgada por la Dirección General de Minas en fecha 22 de octubre de 1992, para la explotación de los recursos calizas y pizarras de la Sección C (43 hectáreas), hoy en fase de restauración. Cabe señalar que LAFARGE, de forma voluntaria, limitó si área extractiva en el área de calizas consintiendo como estado final al acordado en Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Montcada i Reixac en 1996.

 

Mediante el Decreto 146/2010, de 19 de octubre, se aprueba la declaración del Parc Natural de la Serra de Collserola y que incluye las 88,61 hectáreas del Turó de Montcada.

 

El objetivo principal que se plantea LAFARGE como propietario de este lugar emblemático es restaurar este espacio biofísico, ordenar sus usos y poner en valor este territorio para contribuir a la divulgación de los valores naturales del Turó de Montcada, a la vez de ofrecer al ciudadano la posibilidad de disfrutar del territorio con una actitud responsable.


Objetivos

El Plan Estratégico y de Gestión tiene el objetivo de ordenar el espacio y poner en valor su patrimonio histórico, etnográfico y natural para el solaz, uso y disfrute de los ciudadanos. Para cumplir este objetivo contempla el diseño, la creación y gestión de pequeños equipamientos integrados en el paisaje y mimetizados en las comunidades vegetales que se establecen en el mismo, respetando la fauna asociada y garantizando los procesos ecológicos de sus poblaciones autóctonas.

 

Los objetivos y actuaciones propuestas son las siguientes:

 

*Garantizar la conservación, la recuperación y mejora de los hábitat, de las especies y los elementos de interés de la biodiversidad y del patrimonio.

 

*Divulgar los valores patrimoniales, naturales y paisajísticos del Turó.

 

*Mejorar y garantizar la conectividad ecológica y funcional del Turó.

 

*Establecer un modelo de Gestión a través del Acuerdo de Custodia.